Llevamos más de 40 años entregando cariño a las mesas de todos los chilenos, pero vamos por más años, para que nuestras tradiciones vivan por siempre. Y para eso, necesitamos que las cocinas de los jóvenes del mañana se llenen de las recetas escritas por los abuelos del presente... Porque solo ellos saben que cada una de esas preparaciones sabrá mejor con el tiempo y que el ingrediente más importante, es el cariño.